El porque

A primeros del año 2000 decidimos que nuestra paternidad no pasaría por agresivos procesos de infertilidad sino que queríamos una paternidad serena y empezamos los tramites de adopción de una niña en India, aunque nunca imaginamos que nuestra vida ya estaba ligada a Laura Yu y que debíamos pasar por estos duros años de espera para por fin un día poder abrazarla. Llegamos a nuestro destino de Castellón a Chongqing, éramos padres.

martes, 28 de abril de 2015

Viernes, 20 de mayo de 2005



Hay días que no deberían existir y ese ha sido el de hoy. Cuando he terminado de vestirme y vestirte y en vista de que tu padre aún andaba por la ducha y que la cosa iba para un buen rato me he puesto a revisar la documentación que nos había entregado María de la adopción.

Estoy escribiendo esto contigo en casa y aún ahora me entra el mismo pánico que sentí en el momento en el que me doy cuenta de que habían puesto mal la fecha de nacimiento de tu padre.

He llamado a María (nuestra guía) muerta de la preocupación y de miedo para contarle lo que había pasado. Lo primero que me cayó fue un puro de padre y muy señor mío por su parte por no haber repasado los papeles, los mire una y otra vez mientras estábamos en el registro el día de la entrega y yo veía bien la fecha. Aunque creo que unos padres que acaban de abrazar por primera vez a su hija no son los mas adecuados para comprobar la corrección de datos.... pero bueno....



Lo primero que nos ha comentado nuestra guía es que nos íbamos directos al registro civil. En ese momento nos dimos cuenta que exceptuando el dinero que entregamos para el donativo del orfanato y para el pago del notario llevábamos unos pocos dolares más ya que viajábamos con euros.

Menos mal que entre todos los compañeros de viaje recogimos bastante dinero en dolares por si nos tocaba pagar el cambió de documentación y en un taxi nos fuimos de nuevo al registro a ver como se solucionaba.

En el Registro y a su vez Notaria, se han rectificado las actas notariales y yo feliz....¡ilusa! ni de casualidad estaba todo solucionado... todavía nos faltaba pasar por Comisaria (nos comento María) para que se mandasen estas actas en sustitución de las incorrectas. Cruzamos Chongqing de una punta a otra.

Ahí nos encontramos la sorpresa que teníamos que solicitar la devolución de esas actas a Beijing y luego mandar las correctas. A todo esto nosotros no podíamos abandonar Chongqing.... Empiezo a llorar. María nuestra guía entro en un despacho para solucionar el tema. Yo sigo llorando.....

Una funcionaria muy amable  me ofrece un vaso de agua (mi sorpresa es mayúscula cuando al probarla es tibia-caliente) sigo llorando... 

Otra funcionaria me acaricia el brazo y le hace monerías a Laura.... sigo llorando (ya voy por los hipos), la funcionaria que me acaricia el brazo se entra al despacho donde esta nuestra guía... sigo llorando.

Sale un funcionario con un bebe precioso en brazos y me lo enseña, nuestra guía de la provincia Suffi nos traduce lo que el va diciendo, es su hijo tiene 3 meses y pesa 9 kg. (es el doble que mi hija que con 16 meses pesa 7,8 kg). La funcionaria que acaba de entrar a un despacho sale y comenta algo con él y vuelve al despacho, yo he dejado de llorar (llevo dos vasos de agua caliente en el cuerpo).

Diez largos minutos después sale María sonriendo, envían los papeles a Beijing urgente con escrito para que los sustituyan por los que ya están en camino o allí.

De ser bien nacidos es ser agradecidos y así lo hemos hecho tanto en la Comisaría como a nuestras guías María y Suffi con unos obsequios.

Gracias a todos nuestros compañeros de viaje por la ayuda, el cariño y el apoyo que tanto necesitamos en esos momentos.

El resto del día transcurrió, tranquilo y preparando maletas mañana a nos tenemos que levantar a las 4 de la mañana que el vuelo hacía Beijing sale a las 7.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada