El porque

A primeros del año 2000 decidimos que nuestra paternidad no pasaría por agresivos procesos de infertilidad sino que queríamos una paternidad serena y empezamos los tramites de adopción de una niña en India, aunque nunca imaginamos que nuestra vida ya estaba ligada a Laura Yu y que debíamos pasar por estos duros años de espera para por fin un día poder abrazarla. Llegamos a nuestro destino de Castellón a Chongqing, éramos padres.

viernes, 16 de diciembre de 2011

¡Feliz navidad!



1 comentario:

  1. Que historia tan bonita; y que bien poder hacer feliz a un ser tan estupendo -
    Ojala yantos niños como estan deseosos de tener todo el cariño que se les niega, pudieran tener esa suerte.
    FELIZ AÑO PARA LOS TRES.
    AQUI ME QUEDO SIGUIENDO VUESTRO BLOG.
    BESOS

    ResponderEliminar